La historia de Nueva Jersey

Nueva Jersey tiene una larga y distinguida historia que se remonta a mucho antes de la Revolución Americana, en la que el estado jugó un papel fundamental.

También conocido como el Estado Jardín, Nueva Jersey ha sido un centro de la industria y la invención de alta tecnología a lo largo de su existencia. Originalmente poblada por nativos americanos, Nueva Jersey ha acogido oleadas de inmigrantes, desde los holandeses e ingleses en el siglo XVII hasta los asiáticos y latinoamericanos de hoy.

Uno de los primeros exploradores europeos en ver la tierra que se convirtió en Nueva Jersey fue Henry Hudson, que en 1609 navegó por la costa en su barco la Media Luna. Uno de sus tripulantes escribió en su diario: «Esta es una tierra muy buena para caer y una tierra agradable para ver».

Los primeros colonizadores fueron los holandeses, que establecieron su colonia de Nueva Holanda a lo largo del río Hudson. Una colonia sueca de corta duración se estableció en el río Delaware, al sur. En 1664, los ingleses conquistaron la región y bautizaron la zona entre los dos ríos con el nombre de Nueva Jersey, en honor a la isla de Jersey en el Canal de la Mancha.

Nueva Jersey desempeñó un papel fundamental en la Revolución Americana. Al estar situada entre la ciudad de Nueva York, ocupada por los británicos, y la capital rebelde de Filadelfia, el estado fue invadido repetidamente por el enemigo. El general George Washington pasó más tiempo de la guerra en Nueva Jersey que en cualquier otro estado.

Y aquí se libraron más batallas y escaramuzas -incluyendo las batallas de Trenton, Princeton y Monmouth- que en ningún otro lugar. La victoria de Washington en Trenton en 1776 ha sido descrita como la victoria militar americana más importante de la historia, porque si la hubiera perdido, la nación habría perecido en su infancia. El estado ha sido apodado, con razón, la «Encrucijada de la Revolución Americana»

Después de la guerra, Nueva Jersey fue el tercer estado en adoptar la Constitución de los Estados Unidos y el primero en aprobar la Carta de Derechos. En la convención constitucional de 1787, celebrada en Filadelfia, un delegado de Nueva Jersey, William Paterson, presentó el «Plan de Nueva Jersey», que en última instancia condujo a la creación del Senado de los Estados Unidos, en el que todos los estados, grandes y pequeños, tienen la misma representación.

En 1791, el padre fundador Alexander Hamilton y sus asociados seleccionaron un área a lo largo del río Passaic como la primera ciudad industrial planificada, donde las aguas corrientes impulsaron las fábricas textiles de la nueva ciudad. Este fue el primer paso en la transición de Nueva Jersey para convertirse en una potencia de la revolución industrial.

La ubicación lo era todo para el estado, situado estratégicamente en el punto medio entre las regiones del norte y del sur del país. El estado abrazó la construcción de canales y carreteras, y el primer ferrocarril de vapor de América se construyó en Hoboken.

Una de las figuras más importantes del desarrollo económico de Nueva Jersey fue Thomas Alva Edison, que estableció una empresa pionera de investigación y desarrollo, en la que se inventaron o mejoraron la bombilla, las grabaciones de sonido, el cine, el servicio eléctrico comercial y otras innovaciones.

Nueva Jersey ha continuado con su historial de inventos. En el siglo XX, éstos han incluido desde el transistor hasta el café descafeinado. En la actualidad, el estado es líder en telecomunicaciones y productos farmacéuticos. A través de sus comunidades turísticas a lo largo de las 130 millas de costa oceánica del estado, Nueva Jersey también ha sido pionera en recreación y turismo.

En 1947, Nueva Jersey adoptó una nueva constitución que ha sido considerada como un modelo para otros estados por su diseño de los poderes legislativo, judicial y ejecutivo. La constitución prohibía la segregación y otras formas de discriminación, un paso progresista años antes de la revolución de los derechos civiles.

Después de la Segunda Guerra Mundial, el estado fue testigo de una enorme expansión de sus suburbios, un crecimiento que fue posible gracias a las promociones de viviendas asequibles, las hipotecas con respaldo federal y el sistema de autopistas interestatales, que se manifestó en Nueva Jersey con la Garden State Parkway y la NJ Turnpike.

En años más recientes, el Hudson-Bergen Light Rail y la River Line ayudaron a revitalizar las zonas urbanas de North Jersey y South Jersey, revitalizando las economías a lo largo de esas rutas. Puede que Nueva Jersey ocupe el puesto 47 en tamaño, pero es el 11º en población, lo que lo convierte en el estado más densamente poblado de la nación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *